Un SUEÑO CUMPLIDO

Mira que está cerca, mira que se ve desde Utebo y no había subido nunca hasta la cumbre del Moncayo. ¡Esto no podía SER!
Para estas fechas se celebraba en triatlón de Zaragoza, (los dos años anteriores había participado) pero este año se ha pospuesto para Octubre; entonces había que buscar alguna alternativa atractiva, para poder participar. Pedro Lambea (si no me equivoco) manda el cartel presentación por telegran y encaja en lo que estaba buscando. Ahora faltaba, quien me acompañara en esta “aventura”.

Aquí tenéis a quien convencí, para que venga conmigo, sacando las artes de mujer y después de mucho hablar; Apuntados. Roberto se anima porque es un Duatlón, no competitivo y tipo excursionista. Pero se requiere una cierta forma física, porque el recorrido es exigente.
- Hicimos el recorrido andando: Desde Beratón, la ascensión a la cumbre del Moncayo (pico más alto del Sistema Ibérico, 2.316 m.) y posteriormente descenso a Cueva de Ágreda, donde cogimos la bici y pudimos reponer fuerzas en el avituallamiento. Fueron un total, 18 kms.
En la cumbre del Moncayo el espíritu Octavus allí estaba. La figura de la Virgen del Pilar, llevaba una cinta del Octavus y además allí arriba teníamos a Borja, (como el que se pasea por la plaza de Utebo) con su alegría de vivir, su simpatía que majo eres, gracias por estar ahí, menuda sorpresa.
Lo peor no fue la subida que fueron 11 km llevaderos, lo más exigente y técnico, fueron los 7 km de bajada, por una senda de cabras, no acta para quien tenga vértigo. Un descenso lleno de ortigas, menos mal que llevaba las medias compresoras y mis tobillos estaban fuertes para poder soportar el fuerte desnivel.
- Realizamos el recorrido en bicicleta Btt: Desde Cueva de Ágreda, pasando por Ólvega, Fuentes de Ágreda y finalizando en Ágreda con una comida entre los participantes. En total, 23 kms en bicicleta.
La bici no tenía especial dificultad, pero la gravilla del camino no era agradable y la hacía un poco peligrosa.
La organización fenomenal, porque solo, te tienes que preocupar de disfrutar haciendo lo que más te gusta, este deporte.
Los Octavus son de sobra conocidos y reconocidos por su gran labor en el Duatlon de Utebo. Eche de menos a más compañeros del Club participando en esta prueba, pero de sobras es sabido, que son malas fechas y todos hacemos planes.
Es una prueba recomendable, como reto personal y para disfrutar de unas vistas maravillosas.
HA MERECIDO LA PENA EL ESFUERZO.